Skip to content

Fisioterapia, el músculo psoas y sus relaciones con otros musculos

diciembre 17, 2012

Sigue habiendo mucha discusión sobre el fortalecimiento de los músculos profundos del abdomen en la fisioterapia. En este artículo voy a hablar de las relaciones funcionales que inhiben estos músculos y no permiten que se  fortalezcan. 

Debido a las disfunciones de movimiento disfuncionales con incluso el mejor de los programas de fortalecimiento del abdominal core no tendrán éxito a menos que estos patrones disfuncionales sean reprogramados. Buscamos  identificar los músculos y ciertas funciones que son las inhibidas por los músculos profundos del abdomen. Esto se puede lograr fácilmente a través de la terapia de localización. El punto o puntos se liberan usando cualquier técnica que usted ya conozca y entonces los músculos se vuelven a probar a ver si ahora se facilita. 

 

 Cualquier inhibición de un músculo que está situado en el abdomen profundamente hará que el sistema de control del motor entre en acción para compensar ya que estos músculos son cruciales en todos los movimientos de las extremidades y en la estabilización de la columna vertebral. 

 

Un patrón común que veo es el psoas inhibido por el cuadrado lumbar homolateral y esto se considera una relación antagónica.  Los psoas también pueden ser inhibidos por los flexores de la cadera en una relación sinérgica. Los músculos que me parece que más comúnmente inhiben el psoas de este grupo son el TFL, la porción proximal del recto femoral, ilíaca, y los aductores especialmente el pectíneo. 

 

También existen relaciones fundamentales que tratar. La inhibición del psoas puede causar facilitación, opresión y dolor en la columna lumbar y la articulación sacroiliaca. Debido a que el psoas se adhiere a los discos intervertebrales lumbares, es fundamental en el tratamiento del dolor de espalda baja para tratar adecuadamente estas relaciones disfuncionales.

La última categoría de relaciones a tener en cuenta consiste en cadenas cinéticas. No es raro encontrar el psoas inhibido por los escalenos homolaterales, el pectoral menor contralateral, y el tibial anterior homolateral. Encuentro muchos casos no resueltos de dolor de cuello aliviados al abordar la relación entre el psoas a los escalenos. Esto también puede contribuir al síndrome del desfiladero torácico y otros problemas neurológicos que implican el plexo braquial.

Es importante recordar que sólo porque el psoas está apretado que no quiere decir que tiene que ser estirado o trabajado profundamente. La pregunta que hay que hacerse es por qué es fuerte. Si es débil y tenso la peor cosa que puedes hacer es estirar. Mejor no estirar un músculo débil. Esto provocará un alerta  en el sistema de control motor y el cuerpo reaccionará apretando más aún. Cuando un músculo esta débil  se protege acortándose. 

Es fundamental probar primero un psoas para determinar si esta débil o fuerte. Si esta fuerte  se puede estirar. Si esta débil  primero se debe averiguar por qué esta así y luego reentrenarlo. Cuando el psoas está fuerte entonces se puede seguir adelante y estirar.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: